Para una visión más desagregada de las cifras haz click aquí.
En septiembre de este año, la SVS emitió la normativa para la acreditación de conocimientos de intermediarios, administradores de recursos de terceros y agentes comercializadores de cuotas. El objetivo es establecer las bases para la acreditación de directores, gerentes, operadores, asesores y ejecutivos en los siguientes temas: (i) conocimientos de aspectos del marco jurídico vigente, (ii) del marco conceptual de gestión de riesgos, (iii) conceptos básicos financieros y económicos y (iv) conocimientos específicos para cada cargo.

La AAFM participó activamente en los procesos de consulta pública, dando a conocer al regulador las sugerencias de la industria, las cuales apuntaban principalmente a potenciar la autorregulación y asegurar un proceso de acreditación costo efectivo acorde a los estándares internacionales.

Entre los principales comentarios que fueron acogidos destaca la homologación de cursos de ética internos impartidos por cada entidad, en la medida que cumplan con los estándares básicos solicitados por el Comité de Acreditación, así como la optimización del proceso para cargos directivos, donde se considerará la experiencia y certificaciones internacionales de similar naturaleza.

En cuanto al examen, con el fin de asegurar que fuese acorde a estándares internacionales, se modificó la extensión de las preguntas y el porcentaje de aprobación de éste, incorporándose un rango de representación en la aprobación de cada una de las temáticas.

En relación a la vigencia de la acreditación, se acogió la solicitud de ampliar su duración máxima, variando entre dos a cinco años, de acuerdo a lo que establezca la entidad a cargo del proceso de acreditación. Adicionalmente, quien asuma un cargo de manera temporal o permanente que requiera de acreditación, y no cuente con ella, tendrá un plazo de ocho meses para aprobar el exámen.

Es importante mencionar que la normativa contempla un proceso simplificado de acreditación para quienes se desempeñen exclusivamente recibiendo instrucciones para la compra y venta de instrumentos financieros y no realicen recomendaciones de inversión.

Por último, la AAFM se encuentra coordinando esfuerzos con las demás entidades destinatarias para optimizar la implementación de los procedimientos necesarios que permitan dar cumplimiento con la normativa, la cual rige a partir de julio de 2018.